literaturaren zubitegia

991 idazle / 4.716 idazlan
7.244 esteka / 5.789 kritika / 1.828 aipamen / 5.238 efemeride

  A B C D E F G H I J K L M N O P R S T U V W X Z  

Marzelino Soroa

«Historia de la literatura vasca»
Koldo Mitxelena

Minotauro, 1960

 

        La cuna del teatro vasco moderno es San Sebastián. Más exactamente, éste nació por obra de un grupo de donostiarras refugiado en Ciboure, huyendo de los peligros e incomodidades de la ciudad sitiada por los carlistas, que representaron en 1876, el mismo año que nacía allí Maurice Ravel, la zarzuela bilingüe Iriyarena, de Marcelino Soroa.

        Restablecida la paz, Iriyarena volvió a representarse en 1878 en el Teatro Principal de San Sebastián. Animado por el éxito, Soroa escribió una serie de juguetes cómicos en vascuence que fueron puestos en escena en la capital y también en otros pueblos de la provincia. El teatro sin pretensiones artísticas de Soroa tuvo la mejor acogida de un público de risa fácil y tan amigo de las bromas como el autor [20].

        No le faltaron imitadores, en San Sebastián y en la provincia: José Artola, E. Gorostidi, Valeriano Mocoroa, Ramón Illarramendi, Juan Ignacio Uranga, etc. Este teatro simple e ingenuo, realmente primitivo, oscilaba entre el disparate cómico y el drama lacrimoso, pero su éxito da fe de que era buscado con afán por un público sin complicaciones espirituales. El primer drama musical es Pudente (1878), ópera en dos actos, con música de Santesteban y libreto de Serafín Baroja, cuya acción se desarrolla en las minas de Riotinto durante la época romana. Del mismo es Hirni, ama alabac, drama en verso, publicado en 1882, que no sabemos se haya representado. El vasco-francés P. Harispe escribía por estos años Karmela, drama también en verso.

 

[20] Tiene un libro, Azak eta naste (San Sebastián, 1985), bilingüe, con artículos, versos, etc. y una comedia en vascuence.

 

Bilaketa