literaturaren zubitegia

982 idazle / 4.691 idazlan
7.240 esteka / 5.728 kritika / 1.828 aipamen / 5.235 efemeride

  A B C D E F G H I J K L M N O P R S T U V W X Z  

Pedro Agerre, Axular

«Historia de la literatura vasca»
Koldo Mitxelena

Minotauro, 1960

 

        Pedro de Axular ha sido generalmente considerado como el príncipe de los escritores de lengua vasca o, más exactamente, como el mejor de los prosistas. Nacido en Urdax, en la Navarra Alta, en la segunda mitad del siglo XVI, hay motivos para pensar, como ha indicado por primera vez M. de Lecuona, que estudió en Salamanca. Recibió las órdenes menores y el subdiaconado en Pamplona (1595) y el diaconado en Lérida al año siguiente. Por razones ignoradas pasó a Francia y el mismo año 1596 fue ordenado sacerdote en Tarbes. El anciano párroco de Sara renunció en su favor, no sin que otro aspirante a la parroquia le pusiera pleito alegando que Axular había nacido en la Alta Navarra «que l'Espagnol occupe aujourd'hui». Pero Axular acudió a París e hizo sin duda valer los derechos de Enrique IV como soberano legítimo de la totalidad de Navarra [29], porque a partir de 1609 hay constancia de que estaba confirmado en su beneficio.

        Cuando se publicó su único libro, Guero (1643), «de non procrastinanda paenitentia», era conocido por su saber y talento: «viro magni nominis in nostra Cantabria, ac celebri nuper Rectore de Sara», dice de él en la aprobación Salvat de Dissaneche. No es pues, de extrañar que en la tertulia a que se refiere el autor en el prólogo, al tratarse de la conveniencia de escribir un libro sobre ese tema en vascuence, todos señalaran a Axular como la persona idónea para esa tarea. Del acierto de su elección da fe el Guero, a pesar de que el autor no llegó a escribir más que la primera de las dos partes en que pensaba.

        Este es, con palabras de Saroïhandy, «uno de los raros libros de devoción en uso en el País Vasco que no sea una traducción». Con todo, se han emitido algunas dudas sobre su originalidad y se ha apuntado a fray Luis de Granada como fuente. Que Axular conocía a Granada es seguro y seguro también que en dos pasajes, y probablemente en otros, le siguió de cerca; conviene, sin embargo, no dar un alcance excesivo a lo que en esto haya de exacto, al menos hasta que dispongamos de un estudio más detallado. Es evidente que, dentro de lo relativo de la originalidad humana en general, no puede esperarse una gran originalidad en la doctrina de un libro ascético católico. Tampoco puede esperarse, como es natural, que las abundantes citas de las Sagradas Escrituras, de los Santos Padres y de autores clásicos que contiene el libro de Axular sean todas de primera mano.

        El Guero, en la medida de lo posible, es personal, en el fondo y en la forma. Se trata de un libro ascético, nada místico y nada especulativo. Con una preocupación muy vasca, la atención se centra exclusivamente en la conducta. Va dirigido no a las personas adelantadas en el camino de la virtud, sino al pecador común, aunque no precisamente a los hombres de fe débil, porque en todo momento se supone tácitamente que la verdad del dogma es algo que está fuera de toda posibilidad de duda. La argumentación es siempre clara y directa, los argumentos ad hominem están seleccionados y presentados con rara habilidad y el lenguaje es de una franqueza que ya no vuelve a encontrarse en los libros vascos de piedad.

        Del estilo, no hay necesidad de parafrasear una vez más los innumerables elogios que se han hecho. Abundante y con una ligera propensión a la elocuencia, la expresión es siempre precisa y ceñida a destacar la fuerza del razonamiento. No hay en Axular huellas de barroquismo y sí más bien, aunque con mayor sobriedad, una cierta semejanza con la manera de fray Luis de Granada. Siempre se han celebrado con razón sus admirables versiones de textos latinos, tan vascas como exactas [30].

 

[29] Los navarros encontraban en la disputa una excelente ocasión para disfrutar de ambas ciudadanías. Véase el título de la obra de M. de Vizcay, citado por M. Herrero García en RIEV 18 (1927) 555, nota 2: Derecho de naturaleza que los naturales de la merindad de San Juan del Pie del Puerto tienen en los reinos de la corona de Castilla (Zaragoza, 162 1).

[30] El Guero, como el Eliçara de Etcheberri, esta dedicado a Bertrand de Echauz, arzobispo de Tours. Acaso deba ser identificado con él el Beltran de Echaus de quien se conserva una carta en vascuence dirigida a su hermano en 1584: vid. J. Vinson, en Revue de linguistique et de philologie comparée 17 (1884), 215-222, y Notice bibliographique sur le folk-lore basque (París, 1884), p. 58-64. A propósito de la lengua de Axular debe notarse, pues no siempre se tiene en cuenta este detalle, que en su pueblo natal, Urdax, aunque situado en Navarra, se habla labortano.

 

Bilaketa