literaturaren zubitegia

998 idazle / 4.763 idazlan
7.297 esteka / 5.810 kritika / 1.828 aipamen / 5.239 efemeride

  A B C D E F G H I J K L M N O P R S T U V W X Z  

Pedro Agerre, Axular

 

Releyendo el Gero de Axular

 

Joxemiel Bidador

 

Diario de Noticias, 2001-5-6

 

        Se ha procedido esta semana, con motivo del pasado Día del Libro, a la lectura pública de la obra Gero del que en opinión de muchos ha sido el autor más importante de la literatura clásica en lengua vasca, el navarro Axular. Esta actividad, inspirada en otras similares tales como la lectura del Quijote realizada en el Instituto de la Plaza de la Cruz, ha sido organizada por el Instituto de Enseñanza Secundaria Biurdana de Pamplona.

        Participaron en la lectura comunitaria junto a alumnos y profesores diferentes personalidades del mundo del deporte y de la cultura, tales como Miguel Angel Lotina, Alberto Martín, Estitxu Arozena, Andoni Erburu, Pedro Miguel Etxenike o el mismísimo presidente de Euskaltzaindia Jean Haritschelhar. No es este el primer año en que se ha realizado tamaña actividad. Con motivo de la pasada edición del Día del Libro tuvo lugar en el mismo escenario la lectura de Obabakoak de Bernardo Atxaga, cima de la literatura contemporánea vasca como lo demuestra el Premio Nacional de Literatura con que sorprendentemente fue galardonado el escritor de Asteasu, habida cuenta del concepto en que es tenida nuestra lengua por algunas mentes privilegiadas como la del Presidente de la Comunidad Autónoma de Galicia Manuel Fraga Iribarne, quien parodiando a un anterior presidente español, ha pretendido firmar recientemente el acta de defunción del euskara, demostrando con ello no sólo una ignorancia supina al respecto, sino creando graves dudas al respecto de la bondad de la transición española que se empeña en sentar en altos cargos políticos a significados representantes de la dictadura franquista.

        Este idioma nuestro, que para algunos debiera estar hace tiempo embalsamado y expuesto en un museo, por otra parte idea nada original y ya bastante vieja, muestra como obra maestra de su producción literaria el Gero de Axular, en palabras de Villasante, libro de estos que no pasan, y que por encima de modas y escuelas que se suceden, queda como monumento permanente que honra la lengua en que fue escrito. Pedro Agerre Azpilikueta nació en 1556 en la localidad de Urdazubi-Urdax, en la casa llamada Axular que entonces era propiedad del cercano real monasterio de San Salvador que desapareció como tal algunos cientos de años más tarde con motivo de la desamortización de Mendizabal. Estaba emparentado Axular por línea materna con la familia de otros navarros no menos ilustres como lo fueron el famoso teólogo Doctor Navarro Martín Azpilikueta Jauregizar, natural del palacio de Barasoain donde nació a finales de 1492, o el mismísimo San Francisco de Xabier, hijo menor del matrimonio Jaso-Azpilikueta, como bien es sabido. Esta más o menos buena situación de sus padres permitió que un joven Axular pudiera acudir a Salamanca a cursar los estudios de Filosofía y Teología, alcanzando el título de Bachiller en Teología.

        Axular recibió la primera tonsura el 21 de diciembre de 1584, y las cuatro órdenes menores el 21 de febrero de 1587. Posteriormente recibió el subdiaconato de manos del obispo de Pamplona Bernardo de Rosas el 23 de septiembre de 1595, fue hecho diácono en Lérida el 8 de junio de 1596, y finalmente fue ordenado sacerdote el 21 de septiembre del mismo año en la ciudad de Tarbes por el obispo local Salvat Haitze, tras lo que dio comienzo a su labor pastoral en la parroquia de San Juan de Luz. El 10 de julio de 1600 el obispo de Baiona Bertrand de Etxauz nombró a Axular párroco de Sara tras la jubilación del anterior párroco Jean Douamet. Este Etxauz, procedente del palacio-castillo de Baigorri, capellán personal de Luis XIII y quien llegara a ostentar el importante cargo de obispo de Tours, fue un gran amante, defensor y promotor de la lengua vasca, como lo atestiguan las dedicatorias que autores de la talla del mismo Axular o Etxeberri de Ziburu consignaran en sus obras. El nombramiento de Axular para la parroquia de Sara debió irritar a su contrincante Juan Harostegi, quien con el pretexto de que Axular no era francés pidió que fuera retirado de su cargo. Acudió entonces Axular en particular peregrinación a pie hasta la corte parisina de Henry IV rey de Francia y de Navarra de quien solicitó ser naturalizado francés. No obstante, el monarca consideró que ningún navarro carecía de derechos en Francia, ya que «estando de derecho sujeto al rey de Francia, goza de los mismos derechos que los franceses», lo cual quedó recogido por escrito en carta firmada el 3 de julio de 1601.

        No fue pequeña la fama de la que Axular se hizo acreedor a lo largo de su vida. Popular orador, intervino en ocasiones como mediador entre los obispos de Baiona y Pamplona. Su labor más reconocida, no obstante, la realizó como guía, mentor y oráculo del cenáculo literario que tradicionalmente ha sido conocido como Escuela de Sara. Fue esta Escuela de Sara el primer intento colectivo serio de crear una modalidad de lengua literaria común a partir del dialecto labortano propio de la mitad occidental de esta región, así como de las tierras navarras al norte del puerto de Otsondo tanto entonces como ahora. Basados en esta variedad dialectal aparecieron en la segunda mitad del XVII una cantidad nada despreciable de libros, siendo de alguna manera también válido lo de la denominación Siglo de Oro del barroco español para esta etapa de la literatura vasca, cuya obra cumbre, además, es el Gero de Axular. Además, antes de publicar su libro, Axular ejerció como examinador de algunas de las obras que compañeros de su tertulia fueron publicando. El primer libro publicado en euskara en el siglo XVII, la Doctrina Christiana de Etienne Materre de 1617 fue revisada por el de Urdax, así como las obras de Etxeberri de Ziburu Manual debotionezkoa de 1627 y Elizara erabiltzeko liburua de 1636.

        El Gero es un extenso libro de devoción compuesto de dos partes, de las que Axular tan sólo redactó la primera, privándonos de la segunda la casi inmediata muerte del autor, si es que ambas no se encuentran ya refundidas en el texto conocido. Fue impreso en 1643 por el impresor real Guillem Milangues de Burdeos, como gran parte de los libros de la diócesis bayonesa de aquella época. Se trata de un tratado de reconversión dirigido a los creyentes para que no demoren ordenar su vida con arreglo al deber cristiano, de ahí el título de Gero, después. La vasta erudición de Axular ha permitido rastrear a los estudiosos de su obra influencias de fray Luis de Granada o Alejo de Benegas, así como de otros autores renacentistas y barrocos. Como aperitivo del largo texto, Axular nos regala con una dedicación a su amigo y protector el prelado de Baiona Bertrand Etxauz, y un interesante prólogo en el que aparecen notas sobre la situación de la lengua y la literatura vasca en Euskal Herria, las cuales, casualmente, están revestidas de total actualidad, lo que no hace sino confirmar la vigencia de la obra del escritor de Urdax.

        El éxito del Gero de Axular viene avalado por las posteriores reediciones de las que ha sido objeto, bastantes más que la mayoría de los clásicos en euskara. La segunda edición apareció también en Burdeos sin fecha de impresión hacia 1700 con el nuevo título de Geroko gero, después de después. La tercera apareció en 1864, impresa en Baiona y bajo la supervisión del canónigo Intxauspe, uno de los más importantes escritores del dialecto suletino. En 1910 Julio de Urquijo comenzó a publicar una edición facsímil de la princeps en su Revista Internacional de Estudios Vascos, la cual se interrumpió en 1936. También en la RIEV de Urquijo e interrumpida en 1936, se comenzó a publicar una versión del Gero al dialecto vizcaino a partir del manuscrito inédito obra del autor Pedro Antonio Añibarro de 1820. La cuarta edición completa del Gero fue realizada a instancias de la Academia por Manuel Lekuona en Itxaropena de Zarauz en 1954. La primera edición bilingüe del texto de Axular corrió a cargo del franciscano Luis Villasante, anterior presidente de Euskaltzaindia y recientemente fallecido. Apareció ésta en la colección Espirituales Españoles en Barcelona en 1964; posteriormente Villasante realizó una nueva edición bilingüe en 1976 en la editorial Jakin de la orden en la que ya anteriormente había publicado un diccionario de Axular. Ha sido Villasante uno de los máximos estudiosos de la obra y figura del de Urdax, aunque no el único. Contamos así mismo con una edición de bolsillo a iniciativa del fenecido diario Egin en su Biblioteka Egin de 1995. Por último hay que citar las antologías que de mano de Pamiela el estudioso de la obra de Axular Patxi Salaberri Muñoa ha venido realizando en los últimos años. Como dato curioso diremos que la obra de Axular se encuentra perfectamente consultable en Internet en la dirección www.uc.ehu.es/gordailua/Axular. Al igual que Cervantes y Shakespeare, Axular también falleció en el més de abril, el día 8 del año 1644. También por ello sería de interés que la lectura del Gero se mantuviera viva en años sucesivos.

 

Bilaketa